El granjero que plantó miles de flores para hacer feliz a su mujer ciega

japones.jpg

Hay historias de amor que nos hacen sonreír el corazón y esta es una de ellas. El señor Kuroki, un granjero japonés decidió plantar miles de semillas shibazakura para hacer feliz a su mujer, que sufrió una grave depresión al quedarse ciega. Un capítulo en la vida de una pareja de mayores que sabe lo importante que es cuidar el uno del otro.

La diabetes dejó ciega a la señora Kuroki

La historia de la pareja encuentra su origen en 1956. El señor y la señora Kuroki decidieron ir a vivir a una granja para criar a sus dos hijos y ganarse la vida como productores de leche, entre otras actividades rurales. Tenían una vida feliz hasta que la tragedia golpeó a su nido de amor el día que la señora Kuroki perdió la vista a consecuencia de una complicación con su diabetes. Esta triste noticia afectó duramente a la señora Kuroki que entró en una depresión y se aisló dentro de la granja.

Deprimida, la mujer se recluyó en su casa, negándose a salir más allá de lo estrictamente necesario. El señor Kuroki buscó diversas formas de animarla, hasta que decidió regalarle flores… ¡y de qué manera!

El señor Kuroki plantó miles de flores para hacer feliz a su mujer ciega

El hombre decidió plantar un enorme jardín alrededor de la casa familiar para que su mujer tuviera alicientes para salir al exterior: el increíble olor de las miles de flores que decidió plantar durante dos años de duro trabajo.

La señora Kuroki logró superar poco a poco su depresión y disfrutar de sus paseos por el exterior de la granja.

Cualquier pequeño gesto es suficiente, aunque en el caso del señor Kuroki, estamos hablando de una acción enorme, que no solo ha llegado al corazón de su esposa, sino al de miles de personas que están disfrutando con su historia de amor. Hasta el punto que la granja en la que viven se ha convertido en un pequeño lujar de peregrinaje.

Cerca de 7 mil personas visitan anualmente su jardín, ubicado en la prefectura de Miyazaki en Japón, para fomarse fotos y ahora selfies en medio de este mar de flores moradas y conoce de primera mano la historia de estos enamorados ancianos.

¿Qué es lo más bonito que has hecho tú para hacer feliz a otra persona?

Fuente: La Vanguardia

Foto y vídeo: Youtube

Deja una respuesta