Cómo prevenir y detectar un ictus a tiempo

Da-Mundial-del-ictus-Asistia-Canarias.jpg

El ictus se presenta repentinamente y aunque suele afectar a personas mayores también puede producirse en jóvenes. Con frecuencia suceden por un cúmulo de circunstancias personales, ambientales y patológicas. Por eso, te informamos sobre cómo prevenir y detectar un ictus a tiempo. El sábado 29 de octubre se celebra el Día Mundial del Ictus.

¿Qué es un ictus?

Ictus, embolia, accidente cerebrovascular, apoplejía,… cualquiera de estos términos se refiere a una alteración brusca de la circulación de la sangre que llega a nuestro cerebro. 8 de cada 10 casos de daño cerebral adquirido se producen a causa de un ictus.

Más de 130.000 personas al año sufren ictus en España,  siendo la 1ª causa de discapacidad y la 1ª causa de muerte en mujeres.

Hay 2 tipos de ictus

-Ictus Isquémico: un coágulo que obstruye el paso de la sangre hacia una parte del cerebro.

Ictus Hemorrágico: Una hemorragia originada por la rotura de un vaso cerebral.

 Aproximadamente el 85% de los ictus son isquémicos y el 15% hemorrágicos.

b2ap3_thumbnail_Da-Mundial-del-ictus-Asistia-Canarias-1.jpg

Cómo detectar un Ictus

Una detección a tiempo es clave para la mejoría del paciente.

  • Pérdida de movilidad: pérdida brusca de movilidad o sensbilidad de media parte de nuestro cuerpo (cara, brazo, pierna…).
  • Pérdida habla: pérdida repentina de la capacidad para hablar. Incapacidad de articular y de hacerse entender.
  • Pérdida visión: pérdida de la visión, total o parcial, que aparece súbitamente. Afecta a uno o ambos ojos.
  • Dolor de cabeza: dolor súbito de cabeza, de alta intensidad (no habitual) y sin causa.
  • Vértigo: sensación de vértigo, inestabilidad, desequilibrio y confusión repentina.

Factores de riesgo y cómo prevenir el ictus

La incidencia del ictus se asocia a diferentes factores de riesgo, la mayoría de ellos
evitables con una adecuada prevención. El control de los factores de riesgo es fundamental en la lucha contra el ictus.

  • Hipertensión arterial: Es el factor más importante para el desarrollo del ictus. Niveles de presión arterial, (>140 máx/90mín). Controla la presión arterial (<140/90).
  • Niveles altos de colesterol LDL: El exceso de colesterol se deposita en las arterias en forma de placas, estrechando las arterias, afectando a la circulación y multiplicando el riesgo de sufrir un ictus. Niveles altos de colesterol (>240mg/dl). Controla nivel de colesterol (<240mg/dl).
  • Fibrilación auricular (arritmia cardiaca): Es responsable del 20% de los ictus. Esta arritmia cardíaca no controlada multiplica por 5 el riesgo de sufrir un ictus. Otras enfermedades del corazón como es el caso de los infartos de miocardio o de las valvulopatías también incrementan el riesgo de ictus. Arritmia cardíaca, infartos de miocardio o valvulopatías. Si notas latidos irregulares, acude a tu médico.
  • Diabetes: La diabetes daña las arterias, por eso el riesgo de que se produzca un ictus es de 2 a 6 veces mayor en las personas diabéticas que en el resto. Nivel de azúcar en sangre (>120mg/dl). Controla el nivel de azúcar en sangre.
  • Obesidad, sedentarismo y tabaquismo: la obesidad se asocia a mayor riesgo de ictus debido a que se asocia a hipertensión arterial, diabetes y cifras más elevadas de colesterol. El sedentarismo al aumento del colesterol, la hipertensión, la obesidad y otros factores de riesgo vascular, por lo que favorece el riesgo de sufrir un ictus. Y los fumadores tienen el doble de riesgo de sufrir un ictus que los no fumadores. El tabaco reduce el colesterol “bueno” y favorece el aumento de la tensión arterial. Reduce el consumo de sal y grasas, haz ejercicio físico regularmente, deja de fumar.
  • Consumo de alcohol: El consumo excesivo de alcohol (> 60g al día) es un factor de riesgo para todos los tipos de ictus. Aumenta la tensión arterial entre otros efectos. El consumo excesivo de alcohol (>60g al día). Bebe con moderación.
  • Consumo de drogas: el consumo de cocaína aumenta hasta un 7% el riesgo de sufrir un ictus. Evita el consumo de drogas.
  • Fármacos: anticonceptivos o tratamientos hormonales sustitutivos. Consulta a tu médico sobre los fármacos y medicamentos.

Consulta a tu médico para recibir consejos personalizados y adaptados a tu situación.

Fuente: Federación española de Ictus

Deja una respuesta