La tercera edad y la primavera: Fuente de Energía

El tiempo influye más de lo que se piensa en el estado anímico de nuestros mayores. El invierno frío y lluvioso afecta de forma especial a los de mayor edad. Con esta estación vuelve y con ella el buen tiempo, la luz y el color.  La primavera es la temporada más bella para disfrutar de la naturaleza.

Animamos a las familias a pasar momentos juntos, disfrutar del aire fresco realizando actividades para todos. En nuestro caso, tenemos la suerte de vivir en una isla llena de jardines y parques espectaculares.

La  primavera trae consigo bienestar, alegría y optimismo.

Actividades Recomendadas

Organizar y participar en actividades puede ser una recompensa muy especial para todos, especialmente cuando la primavera empieza a florecer.

Arreglar las plantas, la terraza, el jardín

Estos pequeños cuidados que no requieran gran esfuerzo físico es totalmente recomendado, dando la oportunidad de cambiar la rutina y disfrutar fácilmente de un estímulo en forma de preciosas flores. No todos podemos disfrutar de un jardín, pero seguro que podemos hacer hueco a unas plantas.

Merendar al aire libre

Abramos las ventanas o salgamos al jardín. Preparemos una pequeña merienda. Animemos a nuestros mayores a participar en su preparación. Ellos asociarán rápidamente el placer de ese momento con los preparativos. Ideal para los que empiezan a sufrir los primeros síntomas del Alzheimer o pérdidas de memoria.

Pasear y realizar ejercicio

Esta es la forma más fácil y accesible de disfrutar de la primavera y del sol. Ahora que el mal tiempo nos va dejando, los mayores podrán disfrutar de estos paseos sin miedo a enfermar y con menos dificultades de movilidad.

Turista por un día

Hay muchas cosas para hacer en la ciudad y en el campo que no hacemos porque son “para turistas”. Aprovecha el buen clima para recorrer edificios, museos y espacios que normalmente no visitas pero que valen la pena ver, en especial con los hijos y la familia.

Cerrar menú