La Deshidratación en las Personas Mayores

La Deshidratación en los mayores ¿Por qué son más vulnerables?

Las personas mayores son un colectivo con alto riesgo de deshidratación porque con la edad se pierde el reflejo de la sed. Muchas de las patologías propias de esta etapa de vida agrandan el problema. Por eso, colocar una botella de Agua cerca o a su alcance ayuda a que no esperen a tener sed para beber y se aseguren una hidratación sana y natural.

A los mayores se les olvida beber. Pero no solo se puede tratar de un problema de memoria, sino de una alteración asociada al envejecimiento.

“la sensación de sed está disminuida y el umbral para percibirla elevado, esto hace que precisen estímulos más intensos para detectarla”.

Tenemos que tener en cuenta que:

  • A los 60, si solo se bebe cuando se tiene sed, es posible que no se consiga la cantidad de agua necesaria.
  • la capacidad de concentración renal se reduce con la edad, lo que provoca una mayor pérdida de agua a través de la orina.
  • La disminución del apetito y la mala selección de los alimentos pueden causar una reducción de la ingesta de líquidos procedentes de los alimentos.
  • Tener poca memoria, inmovilidad, o enfermedades que pueden afectar a la ingesta de líquidos.
  • Ciertos medicamentos también pueden bloquear el mecanismo de la sed.
  • Las consecuencias de la deshidratación son potencialmente mortales: Las personas de entre 85 y 99 años de edad tienen una probabilidad seis veces mayor de ser hospitalizadas por deshidratación que las personas de entre 65 y 69 años.
Cerrar menú