Cómo proteger a tu bebé del calor II

kid-1365105_640.jpg

Hace unas semanas te dábamos algunas recomendaciones para proteger a tu bebé del calor. Hoy continuamos estas recomendaciones porque aunque se acerca el final de agosto, es posible que sigamos disfrutando de buen clima mucho tiempo más. Atención:

  • Protege a tu bebé del sol en los paseos, piscinas y playas

Los bebés y los niños pequeños no pueden recibir los rayos del sol de forma directa, así que es mejor evitar el paseo, la playa o la piscina entre las once de la mañana y las seis de la tarde, precaución que hay que redoblar si sufrimos una ola de calor.b2ap3_thumbnail_bebe1.jpg

Para llevarle de paseo, buscaremos lugares frescos y de sombra y saldremos equipados con gorros, sombrilla, agua y ropa ligera, aunque recordad que en muchos lugares, como las grandes superficies o los restaurantes, el aire acondicionado es muy potente, por lo que conviene llevar siempre en la bolsa de paseo una mantita o alguna chaqueta por si hubiera que abrigarle.

Si acudís a la piscina o a la playa, buscad un lugar con árboles o que tenga sombra, y cubrid al bebé con sombrillas o parasoles, o incluso podéis adquirir unas tiendas ad hoc para bebés de venta en tiendas especializadas. Y si tiene más de seis meses, la crema solar es imprescindible.

Por último, una precaución que nunca está de más recordar: jamás se debe dejar a un bebé o niño pequeño solo dentro de un vehículo ni un momento, y mucho menos durante una ola de calor; existe un gravísimo riesgo de que sufra un golpe de calor o hipertermia en muy pocos minutos, con grave peligro para su vida.  

  • Consejos para que el bebé esté bien hidratado:

Uno de los grandes peligros del calor para los/as niños/as pequeños es la deshidratación. Si el bebé tiene menos de seis meses y sólo toma leche materna, no necesita agua ni otros líquidos, bastará con aumentar la frecuencia de las tomas. Y si lo que toma son biberones, en principio también es suficiente; eso sí, hay que respetar a rajatabla la preparación y no poner más polvo de leche que el que corresponde exactamente al agua añadida.

Si tu bebé en cambio tiene más de seis meses, ya le puedes dar agua,a cucharaditas,en vaso,en biberón,como él/ella prefiera,cada dos horas más o menos. Lo mejor es tenerla siempre a mano,ya sea en casa, en la bolsa de paseo, o en el coche, y aunque al principio puede que la rechace, poco a poco se irá acostumbrando.También se puede ir combinando con zumos, lácteos, o infusiones, si ya son más mayorcitos/as. Los alimentos ricos en agua como las frutas también son una buena y saludable opción.

  • ¿Cuánto agua necesita mi bebé?

Según la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en condiciones normales la necesidad de agua que tienen los bebés y niños/as pequeños/as son las siguientes: entre los seis meses y el año, deben tomar entre 800ml y un litro al día; entre el año y los dos,entre 1,1 y 1,2 litro/día y entre los dos y los tres años, 1,3 litros (las bebidas representan alrededor del 80% de la ingesta, mientras que el 20% restante procede de los alimentos).

b2ap3_thumbnail_bebe2.jpg

  • ¿Y cómo puedes saber si tu hijo/a está bien hidratado?

Si moja como de costumbre el pañal,está contento/a y llora con lágrimas, es que todo va bien. Si por el contrario notamos que tiene los ojos resecos,moja menos el pañal y la orina es más oscura,está apagado/a o tiene la boca un poco reseca, es posible que esté algo deshidratado/a.

En ese caso, lo mejor es acudir al pediatra. Si al calor se le suma una diarrea, una infección urinaria o fiebre también conviene acudir al especialista porque es posible que haya que administrar al bebé alguna solución de rehidratación oral.

 

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad pero si necesitas cualquier cosa ¡no dudes en escribirnos!

Deja un comentario

Cerrar menú