Beneficios de una buena hidratación

Si seguimos una dieta sana y equilibrada, bebiendo no sólo cuando tengamos sed, incorporando fruta y verdura a diario, reponiendo líquidos tras realizar ejercicio y reduciendo el consumo de alcohol nuestro cuerpo se beneficiará de las consecuencias positivas de una buena hidratación.

  • Mejor regulación de la temperatura corporal
  • Piel hidratada y elástica
  • Labios hidratados, con menor propensión a fisuras y herpes labial
  • Menor retención de líquidos
  • Reducción del riesgo de insuficiencia venosa (piernas cansadas, hinchadas, etc.)
  • Lubricación de articulaciones y mejora de la resistencia de ligamentos
  • Reducción de infecciones urinarias y respiratorias

CONSEJO PARA DISTRIBUIR LA INGESTA DE AGUA A LO LARGO DEL DÍA: 

Recomendación diaria: 2,5 litros para hombres y 2 litros para mujeres

  • Uno o dos vasos al levantarse
  • Tres vasos durante la mañana
  • Dos vasos en la comida
  • Uno vasos durante la tarde
  • Uno antes de dormir
Cerrar menú